Como beber whisky | Guía para iniciarse


Beber whisky es un placer que se remonta siglos atrás. Durante cientos de años la gente ha disfrutado de innumerables destilados y tú también puedes hacerlo. Puedes compartir el alcohol con amigos y familiares, o puedes hacer nuevos amigos bebiendo en el bar de tu barrio. Puedes beberlo solo, puedes agitarlo o mezclarlo en un cóctel.

Los bebedores de whisky lo apreciamos por su variedad de sabores, que pueden variar desde ligeros y afrutados hasta ricos y ahumados. Si nunca antes lo has probado, experimenta con diferentes estilos y edades para descubrir tu favorito.

Voy a enseñarte a beber whisky para que la próxima vez que tengas la ocasión, no solo no parezcas un novato, sino que disfrutes el proceso:

PASO 1: Pon el whisky en un vaso

✌️ Vierte dos dedos de whisky conservado a temperatura ambiente sobre un vaso.

  • Vierte un dedo del whisky (de 30 a 50ml) sobre un pequeño vaso de vidrio.
  • Evita los vasos de plástico o tazas. Los materiales distintos al vidrio le dan su propio sabor al whisky.
  • Si quieres emular la experiencia de los primeros bebedores puedes consumir el whisky con una taza de hojalata, a riesgo de que te deje un regusto metálico.

PASO 2: Huele el whisky

👃🏻 El olfato y el gusto van de la mano. Para tener una experiencia sensorial completa conecta con la bebida también olfativamente.

  • Huele el whisky dos o tres veces antes de probarlo, pues el olor suele ser intenso la primera vez.
  • Pon tu nariz sobre el vaso y respira profundamente.
  • Siente las sutilezas de los aromas y la madera en la que ha envejecido el whisky.
  • Hay vasos de whisky que son más estrechos en la parte superior, es para concentrar los aromas junto a tu nariz.

PASO 3: Prueba el whisky antes de añadir agua o hielo

👅 Aprecia el sabor tal cual fue embotellado. No añadas nada en una primera cata.

  • Prueba el whisky elegido en su pureza, sin aditivos.
  • Mantén el whisky en tu boca unos instantes antes de tragarlo para apreciar sabores como vainilla o caramelo.
  • Tendrás un idea sobre el sabor y aroma del whisky.
  • Puedes decidir si mezclarlo o no.

PASO 4: Añade un chorrito de agua para amplificar su sabor

💧 El agua suavizará el alcohol enalteciendo otros sabores del whisky.

  • Añade unas gotas de agua sin gas a tu vaso de whisky
  • Puedes ir incluyendo algo más de agua hasta conseguir el sabor que buscas. Hazlo poco a poco si no quieres aguarlo.
  • El agua impulsará los sabores más sabrosos a la superficie

PASO 5: Pon un hielo para convertirlo en una bebida refrescante

🧊 Mete en el vaso un cubito de hielo si quieres enfriarlo rápidamente.

Hay algunos puristas en la cultura del whisky que no ven con buenos ojos esta práctica pero hay quien prefiere las bebidas frías y hacen del hielo su complemento perfecto.

  • El hielo se derretirá poco a poco en el whisky. Esto adormecerá tus papilas gustativas y será más difícil captar los sabores más sutiles.
  • Los cubos de hielo más grandes se derriten más lentamente que los pequeños, tenlo en cuenta.
  • Hay piedras de whisky, hechas de esteatita, que pueden enfriar tu bebida sin aguarla. Es otra opción.

PASO 6: Relájate

🏝️ Tómate tu tiempo para disfrutar la bebida.

Seguramente lo aproveches al máximo si lo bebes lentamente y no de un trago. Quizá la garganta te pida ingerirlo a más velocidad. Prueba a tomarlo de un trago también. ¿Qué prefieres?

(Votos: 3 Promedio: 2.3)